ibubok.com, Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
iBubok, Descarga las últimas novedades en libros electrónicos. Cientos de libros para descargar
Facebook Conéctate con
0
Carrito de la compra
Suscríbete a nuestros boletínes
Danos tu Email
He leído y acepto la política de privacidad
Más visitados:
  • Regina

  • Si soy tan buena, ¿por...

  • Steve Jobs

  • Seis semanas para ser un...

  • La caída de los...

  • Tengo ganas de ti

  • Cada siete olas

  • Estudio de los efectos...

  • Área 81 (e-original)

  • Si tú me dices ven lo...

  • La verdad sobre el caso...

  • El arte de la guerra

Detalle del Libro
0 Noche en Opwijk

Noche en Opwijk


Autor(es):

Alan Pauls


ISBN: 9788433927897

Fecha de Publicación: 30 de Junio de 2013
Editorial: Editorial Anagrama
Idioma: Castellano
Tipo formato : epub

1,49 €

Comprar
Impuestos incluidos
No disponible

Escribí “Noche en Opwijk“ en una capital europea de segunda línea, una de esas ciudades-pañuelo que la proa del tren ya ha dejado atrás cuando la amenaza jovial del guarda recién hace vibrar la popa aletargada en la que uno viaja. El cuento -"un testimonio de su experiencia en la ciudad, por favor"- fue la única contraprestación solicitada -con los modales irreprochables de siempre- por los responsables de la residencia para artistas que me habían invitado. Fue escrito, pues, en esa condición un poco límbica, puro desapego y aventura, que es la del "escritor en residencia", en un departamento céntrico que pagaban otros, bendecido por un estipendio generoso y el privilegio, casi el milagro, de no tener que hablar con nadie durante la mayor parte del día. En los '80 eran las becas; los escritores –ciertos escritores, en especial los que manejaban con destreza la secreta guía Michelin de las universidades norteamericanas- vivían bastante agradablemente saltando de campus en campus, exhibiéndose como mascotas de un sistema educativo ávido por pavonear "creatividad". Ahora la cosa son las residencias para escritores, rubro más geriátrico pero también menos elitista. Todos los escritores pueden acceder ya a esa brochette de paréntesis que resuelve todos los dramas del escritor -dinero, tiempo, las intercepciones de la familia y la vida cotidiana- y lo enfrenta con el único imperativo para el que acaso carezca de antídoto -¡escriba!-, que los evolucionados cerebros de estas mezclas de reality show y grupo de autoayuda ya saben que deben formular, en caso de que se animen a formularlo, con extrema prudencia. Porque ¿cómo escribir cuando no hay coartada, queja ni pretexto que valgan, cuando no hay más remedio que escribir? ¿Cómo escribir cuando una combinación de filántropo naïf y de psicópata nos sirve en bandeja todo lo que siempre dijimos necesitar para escribir y nos deja a solas, como Robinson en su isla, con el deseo feroz, la supuesta pulsión que siempre acusamos al mundo de forzarnos a posponer? Algunos escritores reaccionan con pragmatismo y van y escriben. Escriben hasta por los codos, y cuando vuelven -con dos novelas listas y dos en camino- no hacen más que hablar de lo que comieron, vieron, conocieron. De lo que escribieron, ni una palabra. Otros, más tortuosos, luchan cuerpo a cuerpo con la nostalgia de la privación y su reverso, la angustia del deseo realizado, y se vuelven con una libretita cargada de forcejeos brillantes. Otros, modestos o impostores, aprovechan esos trances en que la única salida es escribir para asomarse a un vértigo delicioso, el único temblor que quizá valga la pena: dejar de escribir de una vez por todas.
Escribí “Noche en Opwijk“ en una capital europea de segunda línea, una de esas ciudades-pañuelo que la proa del tren ya ha dejado atrás cuando la amenaza jovial del guarda recién hace vibrar la popa aletargada en la que uno viaja. El cuento -"un testimonio de su experiencia en la ciudad, por favor"- fue la única contraprestación solicitada -con los modales irreprochables de siempre- por los responsables de la residencia para artistas que me habían invitado. Fue escrito, pues, en esa condición un poco límbica, puro desapego y aventura, que es la del "escritor en residencia", en un departamento céntrico que pagaban otros, bendecido por un estipendio generoso y el privilegio, casi el milagro, de no tener que hablar con nadie durante la mayor parte del día. En los '80 eran las becas; los escritores –ciertos escritores, en especial los que manejaban con destreza la secreta guía Michelin de las universidades norteamericanas- vivían bastante agradablemente saltando de campus en campus, exhibiéndose como mascotas de un sistema educativo ávido por pavonear "creatividad". Ahora la cosa son las residencias para escritores, rubro más geriátrico pero también menos elitista. Todos los escritores pueden acceder ya a esa brochette de paréntesis que resuelve todos los dramas del escritor -dinero, tiempo, las intercepciones de la familia y la vida cotidiana- y lo enfrenta con el único imperativo para el que acaso carezca de antídoto -¡escriba!-, que los evolucionados cerebros de estas mezclas de reality show y grupo de autoayuda ya saben que deben formular, en caso de que se animen a formularlo, con extrema prudencia. Porque ¿cómo escribir cuando no hay coartada, queja ni pretexto que valgan, cuando no hay más remedio que escribir? ¿Cómo escribir cuando una combinación de filántropo naïf y de psicópata nos sirve en bandeja todo lo que siempre dijimos necesitar para escribir y nos deja a solas, como Robinson en su isla, con el deseo feroz, la supuesta pulsión que siempre acusamos al mundo de forzarnos a posponer? Algunos escritores reaccionan con pragmatismo y van y escriben. Escriben hasta por los codos, y cuando vuelven -con dos novelas listas y dos en camino- no hacen más que hablar de lo que comieron, vieron, conocieron. De lo que escribieron, ni una palabra. Otros, más tortuosos, luchan cuerpo a cuerpo con la nostalgia de la privación y su reverso, la angustia del deseo realizado, y se vuelven con una libretita cargada de forcejeos brillantes. Otros, modestos o impostores, aprovechan esos trances en que la única salida es escribir para asomarse a un vértigo delicioso, el único temblor que quizá valga la pena: dejar de escribir de una vez por todas.

Relacionados:
La vida descalzo

6,99 €

Comprar
IVA incluido
Historia del llanto

10,99 €

Comprar
IVA incluido
El secreto de los Hoffman

5,99 €

Comprar
IVA incluido
El pudor del pornógrafo

11,99 €

Comprar
IVA incluido
Las Luces de Septiembre

7,49 €

Comprar
IVA incluido
Marina

7,49 €

Comprar
IVA incluido
El Palacio de la Medianoche

9,99 €

Comprar
IVA incluido
La sangre de los inocentes

7,99 €

Comprar
IVA incluido
La Biblia de barro

6,99 €

Comprar
IVA incluido
No hay comentarios, ¡se el primero en comentar!

Agregar comentario

ccaptcha Recargar captcha