ibubok.com, Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
iBubok, Descarga las últimas novedades en libros electrónicos. Cientos de libros para descargar
Facebook Conéctate con
0
Carrito de la compra
Suscríbete a nuestros boletínes
Danos tu Email
He leído y acepto la política de privacidad
Más visitados:
  • Regina

  • Si soy tan buena, ¿por...

  • Steve Jobs

  • Seis semanas para ser un...

  • La caída de los...

  • Tengo ganas de ti

  • Cada siete olas

  • Estudio de los efectos...

  • Área 81 (e-original)

  • Si tú me dices ven lo...

  • La verdad sobre el caso...

  • El arte de la guerra

Detalle del Libro
0 La Reina de los Condenados (Crónicas Vampíricas 3)

La Reina de los Condenados (Crónicas Vampíricas 3)


Autor(es):

Anne Rice


Subcategoría:

ISBN: 9788490194416

Fecha de Publicación: 1 de Abril de 2015
Editorial: B DE BOOKS
Idioma: Castellano
Tipo formato : epub

5,49 €

Comprar
Impuestos incluidos
No disponible

La tercera entrega de las «Crónicas Vampíricas» nos aproxima de nuevo al abismal mundo de Lestat, esta vez con su amante: la Reina de los Condenados.

Lestat, convertido en una famosa estrella del rock, despierta con su música a Akasha, la Reina de los Condenados. La que una vez fuera la reina del Nilo, toma a Lestat como amante y mano derecha, y vuelca todas sus fuerzas en la destrucción de vampiros y varones con el fin de que las hembras creen un nuevo orden.

Pese a las súplicas de Lestat, los deseos de la Reina son irrefrenables, y será necesario un sacrificio para acabar con sus ansias de destrucción.

«Yo soy el vampiro Lestat, ¿me recordáis? El vampiro que llegó a ser una superestrella del rock, el que escribió su autobiografía. El de pelo rubio y ojos grises, el de insaciables deseos de hacerse visible y famoso. Me recordáis. Quise ser un símbolo del mal en un siglo iluminado donde el mal (en el sentido estricto de la palabra) que soy yo no tiene lugar. Me imaginé incluso que, de esta forma, haría algún bien: jugando a ser el diablo en el escenario. La última vez que hablamos acababa de empezar algo con buen pie...»


Relacionados:
No hay comentarios, ¡se el primero en comentar!

Agregar comentario

ccaptcha Recargar captcha